Skip to main content
x
Bogota, Colombia

Erika y Omar, Misión Familia

Lo que mas  me impacto fue cuando los profesionales de Misión Familia aseguraron que nosotros teníamos la solución para lo que estábamos viviendo; rescataron que éramos responsables, emprendedores, dispuestos y una familia muy unida.   Eso era totalmente contrario a lo que sentíamos, pues nuestra hija de 15 años enfrentaba un problema de consumo de sustancias psicoactivas y en casa lo que se respiraba era tensión, conflicto y agresión.  Sobrevivíamos día tras día, cada quien buscando lo suyo.  Yo sentía que mis hijos habían perdido respeto hacia mi. Mi esposo, cada vez mas ausente, evadía sus responsabilidades.    

La Trabajadora Social, el Capellán y la Psicóloga nos guiaron en un proceso de fortalecimiento de nuestra capacidad para ser padres.    Organizaron su tiempo para adaptarse al nuestro de manera que todos pudimos participar en las sesiones de consejería y acompañamiento. En estos espacios, no se como lo lograron, pero ningún miembro de la familia se sintió juzgado.   Cada semana recibimos una visita. El equipo nos brindo herramientas, llevándonos también a analizar nuestros propios vacíos y necesidades como padres.